Andrés Isasi. En obligado y grato recuerdo

 

“Debo admitir que no había oído hablar de Andrés Isasi y de verdad, lo siento”. Esta confesión la hizo el musicólogo y crítico inglés John France, en 2004.

 

Andrés Isasi Linares nació en Bilbao el 28 de Octubre de 1890 y falleció en Getxo el 6 de Abril de 1940. Había quedado huérfano de madre a los cuatro años y de padre a los doce y fue su abuelo quien le facilitó el contacto con la música y alentó su inclinación, primero en su Bilbao natal, donde se inició con Unceta y, más tarde, organizando con mucho afán los estudios de su nieto en Berlín, adonde se trasladó en octubre de 1909, para recibir clases del célebre compositor Engelbert Humperdinck, de quien acabó siendo discípulo predilecto.

Isasi, 1908

Andrés Isasi en Bilbao, en 1908

Este es un hecho que lo aleja de otros compositores vascos contemporáneos, como Guridi, Usandizaga o Donostia, que tenían su meta y su ilusión puestas en la formación que les ofrecía París. Son entrañables las cartas que el abuelo del compositor escribía a Humperdinck, llenas de cariño y responsabilidad hacia los progresos del estudiante:

“Muy respetable señor y Maestro,

Mi nieto Andrés de Ysasi me entera de la amable acogida que se ha servido V. dispensarle y de las muchas atenciones con que le distingue. Excuso decirle lo muy agradecido que estoy a sus finas bondades para con mi nieto y ruego a V. acepte la expresión de mi sincero reconocimiento. Mucho he de agradecer a V. que, con toda reserva, se sirva decirme si ve en mi nieto buenas disposiciones para los estudios a que se dedica bajo la acertada e irremplazable dirección de V., es decir, si opina V. que, con aplicación y constancia llegará a ser un buen cultivador del Divino Arte, del que es V. sobresaliente figura…

Con este motivo y reiterando a V. mi más vivo agradecimiento, quedo a sus órdenes atento s.s.q.b.s.m.

Andrés de Ysasi”

 

Músico precoz, desde su niñez asistía a los conciertos privados que se celebraban en casa de su abuelo, en la calle Bidebarrieta de Bilbao, en los que también participaba como pianista. Hizo su debut en la escena pública, como intérprete y compositor en abril de 1908, en la Sociedad Filarmónica de Bilbao, revelando talento natural, abundancia de ideas y habilidad para elaborarlas.

Su lenguaje es lirico en lo melódico, en ocasiones tenso en la armonización y de una orquestación rica y brillante, influenciada en parte por compositores como Richard Strauss, a quien tanto admiraba el bilbaíno. El resultado es un discurso expresionista, coloreado en las armonías y los timbres y de carácter hiperromántico. Pero la significación de su obra hay que buscarla en el interior del músico. Todo emana de su naturaleza sensible y de sus múltiples intereses e inclinaciones y, como escribía el también compositor y musicólogo Rogelio del Villar, en 1927, “Isasi no busca fuera de él los asuntos para sus composiciones. Convirtiéndose de espectador en actor, comenta musicalmente los sucesos de su vida, o bien las impresiones que ha recibido ante las bellezas naturales”.  Por ello, hay que tener en cuenta lo que varias veces dejó dicho Isasi: que la música no es el divino arte, sino “el arte más humano”.

A su vuelta de Alemania, la crítica periodística le recibió como “este gran poeta que lleva al pentagrama todos sus sueños, todas sus juveniles fantasías, el sentimentalismo en que se consumen todas las inquietudes de su alma”.

En este enlace, se puede escuchar su Segunda Sinfonía, inspirada, hermosa y bien construida. Fue estrenada en Madrid en 1918, bajo la dirección de Enrique Fernández Arbós. Esta es la versión de la Orquesta Sinfónica de Bilbao, dirigida por Juanjo Mena:

 

Su talento lírico se reveló en la música y en la poesía, pero también en sus reflexiones. En 1911, teniendo entre manos el proyecto de Lekobide. Tríptico legendario de cuadros líricos vascos, con libreto de Emiliano de Arriaga, escribió al libretista lo siguiente:

“En la obra hay un personaje que me interesa mucho: es Usune (…) La obra empieza con el tema de amor. Es lo más lógico: todo comienza así; nosotros mismos antes de ser nada, fuimos amor. Estoy verdaderamente entusiasmado de Usune. Para mí, es la figura más interesante del drama. Así la trato también con tanto cariño”.

La personalidad artística de Isasi brilla singular, casi indómita, en el panorama de la composición y aun manifestando un temperamento hipersensible, curioso por todo lo que le rodeaba e interesado en múltiples manifestaciones artísticas (incluida la fotografía, en la que también destacó usando la técnica de goma bicromatada), su falta de exhibicionismo, su austeridad, su rica vida interior y su espíritu contemplativo, probablemente influyeron en su progresiva desconexión de la vida musical de su momento y en su poca presencia en las programaciones en los años posteriores a su muerte, a pesar de su buen hacer. Este hombre que, al decir de sus allegados, quería “andar de puntillas por la vida”, manifestó siempre una modestia que no hace sino reforzar su valor (no hacía uso del título de Marqués de Barambio, que había heredado de su abuelo). En este sentido, es ilustrativa una crítica de 1925, tras el estreno de una obra de Isasi en la Sociedad Filarmónica de Bilbao; en ella se dice lo siguiente:

“Al final, el entusiasmo del público se desbordó en una estruendosa ovación. El señor Marsick (el director de la orquesta) quiso presentar al público al señor Isasi, pero el autor, encerrado en su habitual modestia, no apareció por ninguna parte, recibiendo la orquesta y su director los aplausos a los que se habían hecho acreedores por su notable labor”.

En palabras de John France, “Isasi, nunca necesitado de dinero, pudo aceptar el hecho de que el destino no se movía en su dirección y murió, virtualmente olvidado, en Algorta en 1940”.

Otros rasgos de su carácter fueron la vehemencia, la nobleza, el fino sentido del humor y la elegancia. De lo primero, da cuenta el hecho de que en los inicios de la Orquesta de Bilbao, los ensayos estaban vedados al público, pero el tesón de Isasi le llevaba, al parecer, a colarse en los que podía, acompañado de su hijo. De las otras cualidades, da fe el texto que escribió en una postal dirigida a su maestro Humperdinck, en cuyo reverso podía verse la imagen de cuatro mujeres jóvenes en el palco de una plaza de toros, tres de las cuales eran poco agraciadas:

“Queridísimo maestro: como no he trabajado mucho sobre las variaciones, no iré el jueves (je n´irai pas le jeudi) pero, en cambio, ahí le mando a Ud. algo de Bilbao: el palco presidencial de una corrida de toros ocupado por cuatro presidentas hermosas, que el diablo de fotógrafo ha convertido en otras tantas calamidades.

¡Hasta el lunes! Suyo affmo.

And. Ysasi”

 

Amante del campo, Isasi afirmaba con vehemencia que “la naturaleza es una fuente abundante de música, incluso cuando duerme”. Las flores y los pájaros le atraían de forma especial y conocía, al parecer, tanto los de su propio jardín, como los de las casas vecinas que, según recuerdos de quienes fueron sus amigos, podía distinguir aun tratándose de aves de la misma especie.

Al margen del posible romanticismo de estas afirmaciones, como reseñaba José Luis García del Busto, “Isasi, en el colmo de su originalidad, abordó un Tratado de Ornitofonía que se nos aparece hoy como un curioso contrapunto hispano de las profundas investigaciones de Messiaen acerca del valor musical del canto de los pájaros”

Isasi y Ñandú

Isasi y su querido Ñandú

 

Y de su entorno natural, el mar le fascinaba. Podía oírlo, verlo y aspirar su perfume húmedo y salado desde la terraza de su casa o en los largos paseos por los acantilados de Getxo. Le inspiró sonidos y poemas:

La tarde va muriendo,

soñando va mi barca

un sueño de navíos.

El mar… Las velas blancas…

 

 

Hace unos meses, también recordábamos al compositor en este cuaderno virtual. En este enlace podemos leer y escuchar lo que entonces contábamos:

https://loscoloresdelamusica.wordpress.com/2013/04/06/andres-isasi/

 

Entre lo escasamente que se ha recordado este año 2015 a Andrés Isasi, teniendo en cuenta que era un doble aniversario: 75 del fallecimiento y 125 de su nacimiento, cabe destacar que la sociedad Filarmónica de Bilbao y el Cuarteto Isasi, rinden homenaje estos días al compositor. En este enlace podemos leer más sobre su importante obra de cámara para cuarteto:

http://www.euskonews.com/0701zbk/gaia70102es.html

 

Además, el próximo domingo 15 de Noviembre, en la Sala Cúpula del Teatro Campos  y enmarcado en el Festival Zinebi, se proyectará un cortometraje sobre Isasi:

Cortometraje Andrés Isasi

 

En 2010, se editó el libro Andrés Isasi y su entorno, del recientemente fallecido Ramón Rodamilans (Bilbao: Mínima).

 

Siendo persona de talento, inquietud, sensibilidad y espíritu perfeccionista, es probable que, sin manifestarlo públicamente, sufriera por el olvido de sus contemporáneos; aún sin necesitar expresamente su reconocimiento. Humana paradoja que Isasi expresó muy bien, en forma de poema, del que recogemos solo algunos versos:

Abrí la ventana y dije:

– Corazón, ¡sal a volar!

Campanas hay en el aire

que te llaman al pasar.

Corazón, ¡cómo te añoro

ahora que quiero llorar!

¿Por qué te abrí la ventana

si yo te enseñé a volar?

 

Finalizado 2015, ¿podrán los musicólogos, los directores, los instrumentistas, los melómanos, los programadores… decir que conocen y disfrutan la música de Isasi? Chi lo sa… (que rima con Ojalá).

 

 

 

Anuncios

Andrés Isasi en las Jornadas Europeas del Patrimonio 2013

El próximo domingo, 27 de Octubre, en el marco de las Jornadas Europeas del Patrimonio 2013 que organiza la Diputación Foral de Bizkaia a lo largo de este mes, podremos recordar al poliédrico artista bilbaíno, Andrés Isasi, que manifestó su creatividad en campos tan diversos como la música, la poesía y la fotografía y que eligió Getxo como escenario donde residir y dar rienda suelta a su espíritu imaginativo, tras volver de formarse en Alemania.

  • A las 19:00 hs tendrá lugar el espectáculo de teatro y música titulado “Un amor dormido”, con guión de Aintza Uriarte y la participación de Simulacro Teatro y el pianista Mario Lerena, que interpretará en el instrumento que perteneció a Isasi y que ha sido restaurado recientemente, algunas obras del compositor.
  • A las 20:00 hs, Mario Lerena cambiará la comunicación pianística por la verbal y nos  hablará del universo poético y musical de Andrés Isasi.

Ambas acciones de recuerdo tendrán lugar en el Salón de Actos de la Escuela de Música “Andrés Isasi” de Getxo, ubicada en la calle Las Mercedes, 6 de Las Arenas (entre el Puente Colgante y la Iglesia de Las Mercedes).

La entrada es libre, pero para acceder hay que hacer una reserva llamando al número de teléfono 944 910 800. Esto es condición sine qua non…

A este artista curioso y sensible, dedicamos una entrada en este cuaderno virtual, el pasado 6 de Abril, con motivo del 73º aniversario de su fallecimiento:

https://loscoloresdelamusica.wordpress.com/tag/andres-isasi/

En el enlace de abajo más detalles:

Programa Diputación

En este otro el hermoso cartel que anuncia el evento:

Cartel 100x70_JEP2013_getxo

¡Nos vemos “en Isasi”!

Andrés Isasi

Hoy hace 73 años que falleció el compositor bilbaíno Andrés Isasi.

isasi

Andrés Isasi Linares (Bilbao, 28 de Octubre de 1890-Getxo, 6 de Abril de 1940)

Huérfano de madre desde los cuatro años y de padre desde los doce, fue su abuelo quien le facilitó el contacto con la música y alentó su inclinación hacia ella.

En el número 1 de la Revista Musical editada en Bilbao en Enero de 1909, puede leerse una reseña de un concierto en la Sociedad Filarmónica, dedicado en exclusiva a la música del compositor, que actuó además como pianista. Dice así:

“…Los activos e inteligentes editores, señores Lazcano y Mar, organizaron dos conciertos compuestos única y exclusivamente de obras de Isasi… El programa ofrecía variedad de muestras del novel ingenio, números de piano, de piano y flauta, melodías de canto, una sonata para piano y un cuarteto; obras todas numeradas con Op. de 70 para arriba, lo que demuestra la productividad pasmosa del autor.

El éxito correspondido a las más lisonjeras ilusiones que pudieran haberse forjado autor y editores: un lleno rebosante en la Sala de la Filarmónica y grandes ovaciones que, aún descontando la parte que en ellas tocaba a la simpatía y la benevolencia, demostraban claramente la satisfacción y el entusiasmo del público…”

En esta imagen podemos ver al joven protagonista de tan ilustre velada:

Imagen4

 Andrés Isasi en 1908

Se inició en la música en Bilbao, con Unceta y se trasladó a Berlín en Octubre de 1909 para ampliar estudios con el célebre compositor Engelbert Humperdinck, de quien acabó siendo discípulo predilecto. Este es un hecho que lo aleja de otros compositores vascos contemporáneos, como Guridi o Arambarri que, al igual que otros músicos españoles, tenían su meta y su ilusión puestas en la formación que les ofrecía París.

En su catálogo hay música para piano como su Sonata marinera, las Baladas o las Skizzen (él mismo era un excelente pianista), música de cámara y música sinfónica como su exquisita Berceuse trágica para violín y orquesta o sus poemas sinfónicos Amor dormido (estrenado en Berlín en 1914), El pecado, El oráculo o Zharufa, que ganó un premio de composición en Suecia. También se interesó por los géneros vocales como los ciclos de canciones o lieder, muchos sobre poemas propios (Isasi, además de músico tenía unas más que notables dotes poéticas)  y música coral. Su Ángelus fue estrenado en Budapest y obtuvo un éxito tan resonante que su eco llegó al repertorio de las capillas húngaras y fue una de las obras corales más frecuentemente cantadas en la capital de  Hungría antes de la Segunda Guerra Mundial.

Volvió a su ciudad natal al comenzar la Primera Gran Guerra europea. Compró a su abuelo el palacete de Algorta, Itxaso Alde, donde fijó su residencia después de su matrimonio con Inés Olascoaga, en 1916, tan cerca del mar.

*¡Navíos del pensamiento

que partís a navegar!

¡Navíos, proas al mar!

¡Navíos, velas al viento!

 

Aquí la vemos en un hermosísimo cuadro del pintor bilbaíno Juan de Barroeta.

ITXAS ALDE

Vista de El Abra de Bilbao desde Algorta, 1886

Juan de Barroeta Anguisolea (Bilbao, 1835-Bilbao, 1906)

Museo de Bellas Artes, Bilbao

 

En 1918 asistió en Madrid al estreno de su excelente Segunda Sinfonía dirigido por Fernández Arbós, con gran éxito de crítica y público. El Scherzo de esta obra también fue interpretada por la, entonces recién creada, Orquesta Sinfónica de Bilbao en 1923, a beneficio del Hospital de Gorliz y dentro de la temporada de conciertos. La BOS la volvió a tocar en la Sociedad Filarmónica, bajo la dirección de Jesús Arambarri, en 1936 y en 1940 en el Teatro Arriaga en un programa-homenaje a Isasi, en el que compartía cartel con otros compositores vascos como Guridi, Usandizaga, Zubizarreta y el propio Arambarri. Esto sucedía unas semanas después de su muerte (hay que destacar y agradecer a Jesús Arambarri, director, su empeño en hacer sonar la música de Isasi bajo su batuta, tanto en Bilbao como en Madrid, en los años en que su desempeño profesional había dirigido allí sus pasos). La BOS ha tocado a lo largo de su historia varias veces esta obra, además de otras del repertorio sinfónico de Isasi.

Sin embargo su lenguaje, libre de toda influencia folklórica, tan en boga en aquellos años, no fue del gusto de sus conciudadanos y su obra no se integró bien en el ambiente musical del momento. La frialdad exterior hizo que Isasi se recluyera en su casona donde, sin embargo, supo crear un escenario cálido de encuentro entre escultores, pintores, músicos y poetas.

**La luna sale por verte.

Y yo, por probar fortuna

de ver quien tiene la suerte

de verte, si yo o la luna.

Cuando falleció, en los medios musicales bilbaínos se tenía la impresión de que su música era más valorada en Centroeuropa que en su propia tierra. Pero siempre hay tiempo de reparar el error del olvido y ahora tenemos, además, la ocasión.

El Cuarteto Andres Isasi, llamado así en merecido homenaje al compositor, se ha empeñado en restablecer y divulgar la producción del músico para esta formación instrumental. El resultado se ha materializado en un contrato con la compañía discográfica Naxos International, para grabar en tres CDs la obra completa de Andrés Isasi para cuarteto de cuerda. Para este menester han contado, entre otras ayudas, con la generosa hospitalidad de Michel d’Arcangues, Marqués de Iranda, rendido  melómano, que ha cedido a la agrupación uno de los salones de su exquisito Château d’Arcangues, cerca de Biarritz, para realizar las grabaciones. En el salón blanco de los Gobelinos, en este mismo château, tuvo lugar el estreno mundial del Cuarteto nº 2 Op.27, el 3 de junio de 2010.

Os adjunto unos reportajes breves de las sesiones de grabación (en alguno igual se os abre el apetito):

http://www.naxos.com/news/default.asp?op=712&displayMenu=Interviews&type=2

http://www.naxos.com/news/default.asp?op=796&displayMenu=In_the_Studio&type=2

http://www.naxos.com/news/default.asp?op=976&displayMenu=Naxos_News&type=2

Ese mismo año, el 13 de noviembre, en la Escuela de Música Andrés Isasi de Getxo, el Cuarteto Isasi llevó a cabo otro estreno mundial, el del Cuarteto nº4 Op.31, en Re Mayor.

La revista Ritmo acaba de seleccionar el primer CD del Cuarteto Isasi entre los 10 mejores discos del mes de Marzo 2013.

RITMO Parade marzo 2013

También a nivel internacional han recibido muy buenas críticas:

http://www.naxos.com/reviews/reviewslist.asp?catalogueid=8.572463&languageid=EN

Aquí incluyo algunos enlaces, para quien quiera escuchar el segundo cuarteto de Isasi:

En la próxima edición de  Musikaste (semana musical dedicada a la difusión de obras de compositores vascos que se celebra en Renteria), Karsten Dobers, principal promotor de la iniciativa y viola del Cuarteto Isasi,  hará una presentación del proyecto de investigación, grabación y edición de los cuartetos de cuerda de Isasi.

En la actualidad, la mayor parte de las obras que en estos últimos años han podido ser recuperadas, a pesar de las grandes dificultades existentes puesto que muchas de ellas fueron compuestas y estrenadas fuera de España (Alemania, Hungría y Suecia), están ordenadas, catalogadas y archivadas en la Biblioteca-Fonoteca de la Escuela Municipal Andrés Isasi de Getxo, también tienen allí en depósito, la obra autógrafa musical que se conserva del compositor. Todo ello está a disposición de investigadores, estudiosos, intérpretes, editores… que con su trabajo quieran contribuir al conocimiento y difusión de la obra del músico bilbaíno.

En el año 1986 la familia de Andrés Isasi donó al Conservatorio el piano colín Steinway con el que tantas horas pasara el compositor.

Isasi

 

Quien quiera saber y escuchar más sobre Isasi, puede hacerlo a través de la web que hizo el tenor Javier Solaun, apoderado de la obra:

http://www.solaun-isasi.com/doc/index.htm

Por cierto que 31 años más tarde que Isasi, el 6 de Abril de 1971, fallecía en Nueva York Igor Stravinski, uno de los más importantes e innovadores compositores del siglo XX. Pero con él nos encontraremos en otro recodo del camino…

***¡Vía Láctea.

Polvareda

de las sandalias

viajeras!

***Todos los versos son, por supuesto, de Isasi.

Firma