La voz y la orquesta. Concierto de la BOS

 

 

Esta semana la Orquesta Sinfónica de Bilbao, dirigida por su titular Erik Nielsen, cierra la temporada con un programa original. En este concierto de clausura intervendrán, además, los cantantes Michelle De Young, Stuart Skelton y Callum Thorpe.

 

El viernes día 9, a partir de las 18:00 y en la Sala B Terraza, tendré el placer de comentar la música que interpretarán, en una charla de acceso libre con la entrada al concierto.

 

OFM

 

El programa se abrirá con una sinfonía atípica y deliciosa de Joseph Haydn: la nº 82 en Do Mayor, del grupo de las denominadas “parisinas”  y conocida con el sobrenombre de “El oso”.

 

Haydn

Franz Joseph HAYDN (Rohrau, Baja Austria, 1732 – Viena, 1809) 

 

 

Retratado siempre como un hombre bienhumorado y sencillo debido a sus orígenes humildes y a la falta de conflictos en su vida, sus años de mansa servidumbre, el entrañable ingenio musical y su conformidad con la vida alimentaron un catálogo extenso, bien construido y no falto de creatividad ni belleza, muy acorde con la estética de la época que le tocó vivir.

 

OFM

 

La primera parte del programa concluirá con el aria de concierto para bajo y orquesta, Alcandro lo confesso de Mozart, uno de los mayores prodigios conocidos en ese misterio que llamamos “humanidad”. Su fecunda obra abarca la práctica totalidad de géneros: música de cámara, conciertos, sinfonías, óperas, canciones, motetes, misas… y este aria es claro ejemplo de su musicalidad absoluta y de su enorme facilidad para componer, ya que fue escrita en un solo día para el bajo Ludwig Fischer quien, en palabras de Mozart, tenía “una excelente voz que hay que aprovechar”.

 

MOZART

Wolfgang Amadeus MOZART (Salzburgo, 1756 – Viena, 1791)

 

OFM

 

Tras el descanso, orquesta y cantantes interpretarán el Primer Acto de La Valquiria, uno de los grandes ejemplos de la comunión entre ideas, mito, texto y música de Richard Wagner, quien pasa por ser considerado uno de los grandes sacralizadores del arte vinculado a la música y uno de los nuevos profetas -al margen de cualquier religión- que produjo el ferviente romanticismo del siglo XIX, consiguiendo el no va más de los delirios: la edificación de un templo, Bayreuth, donde rendir culto a su obra.

 

wagner

Richard WAGNER (Leipzig, 1813 – Venecia, 1883)

 

Más información en:

https://bilbaorkestra.eus/

 

Disfruten de esta conjunción de voces y orquesta en versión concierto.

 

 

 

Del teatro a la catedral. Mozart y Bruckner

 

 

Esta semana, la Orquesta Sinfónica de Bilbao dirigida por su nuevo titular, Erik Nielsen, con la participación de la pianista Judith Jáuregui, nos ofrece una propuesta que reúne a dos talentos austriacos al servicio de la orquesta. Ellos nos regalan su inspiración y su trabajo en dos formatos orquestales: un concierto muy sinfónico, de ambientación teatral, y una sinfonía dedicada a un hombre de teatro.

Esto los enlaza. Pero los diferencia el estilo (clásico, el concierto y romántica, la sinfonía) y el proceso de composición: Bruckner hizo cinco versiones de su Tercera Sinfonía, mientras que Mozart escribió su Concierto para piano nº 24, de un solo trazo.

El jueves día 10, a las 18:00 hs y en la Sala B Terraza del Palacio Euskalduna, tendré el gusto de comentar estas hermosas composiciones, en una charla previa de acceso libre con la entrada al concierto.

 

La tarde sinfónica dará comienzo con la música de Mozart:

Mozart ca 1770

Wolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, 1756-Viena, 1791). Retrato de 1770

 

Su Concierto para piano KV 491 en do menor, está muy por encima de los de sus contemporáneos, tanto en originalidad como en calidad de escritura: los temas son ricos y el vínculo entre solista y orquesta esmerado y sutil, estableciendo una relación entre ambos de proporción sinfónica. Irradia un irresistible aroma operístico, tanto en las secciones de mayor tensión dramática, como en las prolongadas y deliciosas melodías que canta el piano, penetradas del espíritu del aria.

Percibiremos este concierto (al igual que muchos de los de Mozart) como una ópera sin voces, lleno de tensión, nobleza y credibilidad. Este sentido de los valores dramáticos, recreados con medios instrumentales, realza su fuerza y da una nueva dimensión a lo que, hasta entonces, había sido música de entretenimiento, confirmando la opinión de Lord Edward Fitzgerald cuando decía: “Mozart es tan hermoso que las gentes no saben reconocer que es también poderoso”.

La excelente versión de la especialista en Mozart Mitsuko Uchida, concertando con la Orquesta de Cámara Inglesa, dirigidos todos por Jeffrey Tate se puede escuchar aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=PftH8FVzIRY

 

 

Y tras el sinfonismo concertante y teatral de Mozart, el grandioso misticismo sonoro de Bruckner, que personifica uno de los penúltimos eslabones importantes de la gran cadena de compositores sinfónicos austro-alemanes, capaz de construir en una época que se veía a sí misma hendida, enferma y transgresora de la forma, un arte sinfónico intacto, monumental e intemporal ya que, según Wagner, el austriaco era entonces “el único con verdaderas ideas sinfónicas después de Beethoven”

 

Bruckner

Anton Bruckner (Ansfelden, Alta Austria, 1824-Viena, 1896)

 

Bruckner dedicó su Tercera Sinfonía a este su admiradísimo Wagner. Su radiante lenguaje orquestal, su color armónico inundado de tensión cromática y su textura alternante entre la homofonía monumental y el talento contrapuntístico, se organizan en el formato sinfónico tradicional de cuatro movimientos, desarrollando temas que consiguen climas fervientes e intensos. Su fe católica, profunda e inquebrantable, está en la base de su discurso y lo conecta con su concepción mística del sonido. Esta es la explicación del “romanticismo” bruckneriano: escribe música pura, dentro de los contornos tradicionales, pero conectada con un misterio.

Con estas premisas, sus contemporáneos estaban convencidos de que Bruckner iría al cielo y así queda reflejado en esta caricatura de Otto Böhler:

AB llega al cielo

Anton Bruckner llega al cielo

 

En este enlace podemos escuchar la Tercera de Bruckner interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Radio de Frankfurt, dirigida por Paavo Järvi (en la Quincena Musical de 2013 tuvimos el privilegio de disfrutar de esta misma versión. Un verdadero festín):

https://www.youtube.com/watch?v=kY4l2Xx3crs

 

Esta propuesta musical nos conducirá del teatro a la catedral en un mismo auditorio. Para disfrutar.

***

Y enlazando con Mozart, el eterno, la reciente noticia de la retirada de Nikolaus Harnoncourt, director y violoncellista. Descendiente de la nobleza y trabajador infatigable. Músico riguroso, pensador profundo y divulgador generoso. Dijo adiós a los escenarios el pasado día 5, con el elegante detalle de un facsímil de su carta de despedida escrita a mano, que recibían los asistentes al concierto del Concentus Musicus Wien, en la Musikverein de Viena:

 

Carta NH

Se dirige a ellos como “Querido público” y les reconoce que “se ha desarrollado una relación increíblemente profunda entre nosotros en el escenario y con ustedes en la sala de conciertos —¡nos hemos convertido en una venturosa comunidad de descubridores!—”.

En este enlace podemos escuchar a Cecilia Bartoli y el Concentus Musicus Wien, dirigidos por Harnoncourt, interpretando a Mozart:

 

https://www.youtube.com/watch?v=fX60UUZ7E7M

 

Si alguien quiere asomarse a la página web de este representante de lo mejor del pensamiento del siglo XX, puede hacerlo aquí:

http://www.harnoncourt.info/en/

 

A Harnoncourt lo seguiremos disfrutando a través del extenso legado que deja: discos, libros y el buen hacer que, sin duda, sabrán continuar quienes tuvieron el privilegio y la fortuna de trabajar con él. Como predica y hace Harnoncourt: sigamos descubriendo…

 

 

 

Regocijo, alabanza y celebración. Mozart y Mendelssohn.

Los próximos 18 y 19 de Diciembre, la Orquesta Sinfónica de Bilbao y el coro de la Sociedad Coral de Bilbao, instituciones señeras de la ciudad, junto con la soprano Marta Matheu, la mezzosoprano Maite Arruabarrena y el tenor Maximilian Smittt, dirigidos todos por Víctor Pablo Pérez, interpretarán el tradicional concierto de Navidad.

Este año escucharemos el pensamiento sonoro de Mozart y Mendelssohn.

Wolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, 1756-Viena, 1791) convierte el alborozo en música en el motete Exsultate, Jubilate KV 165, que escribió en Milán en 1773 pensando, como siempre lo hacía, en proporcionar a una voz concreta la posibilidad de lucimiento y brillo.

W.A. Mozart

Mozart en Verona. Retrato de Saverio dalla Rosa (alrededor de 1770)

 

En este caso el receptor de la composición fue el prestigioso castrato Venancio Rauzzini, admirado por Mozart por su capacidad vocal y musical (era también compositor) y verdadero ídolo de su tiempo, que había participado en el estreno en el Teatro Regio Ducal, el año anterior, de la ópera Lucio Silla del jovencísimo Mozart. En la actualidad esta composición para orquesta y voz solista se interpreta habitualmente por sopranos.

La escritura de esta breve partitura religiosa tiene mucho en común con las arias de ópera de Mozart, en las que el valor de la instrumentación supera el mero acompañamiento de lo vocal, para realzar el significado del texto y su expresión más profunda. Encanto y gozo en el Allegro inicial, breve recitativo para exponer la esperanza por la Natividad, hondo lirismo en el exquisito Andante y, prácticamente sin interrupción, la voz ilumina el exultante Aleluya, en un juego de júbilo y coloratura, que resulta brillante broche para cerrar la feliz composición.

En este enlace se puede escuchar a la jovencísima Julia Lezhneva, a quien no hace mucho escuchamos por estos lares. Frescura y lozanía para una música que no envejece:

https://www.youtube.com/watch?v=DlIPyey3_YY

 

 

Félix Mendelssohn (Hamburgo, 1809-Leipzig, 1847) es uno de los músicos más completos de todos los tiempos: compositor inspirado, excelente pianista, director de orquesta (dirigió la, al día de hoy, magnífica orquesta de la Gewandhaus de Leipzig entre 1835 y 1847), entusiasta dinamizador de la música de su tiempo, programador comprometido con la herencia musical del pasado, didacta impulsor del conservatorio de Leipzig. Tenía dinero, prestigio e influencia y esto no le hizo perder nunca su rectitud, su coherencia y su honestidad en las relaciones profesionales con sus colegas.

Felix Mendelssohn

Felix Mendelssohn Bartholdy. Retrato de Edward Magnus, 1846

 

El talentoso niño que creció en el seno de una familia ilustrada, adinerada y con inquietudes culturales y estéticas, encontró en su entorno más cercano una educación esmerada en muchas materias, mediante las enseñanzas de profesores cuidadosamente seleccionados y el estímulo de los viajes. Asimismo recibió una buena dosis de libertad para dedicarse a la música y desarrollar sin obstáculos sus elevadas dotes (afortunado Mendelssohn, afortunados nosotros). A él nos referimos en este blog en Febrero del año pasado:

https://loscoloresdelamusica.wordpress.com/2013/02/03/felix-mendelssohn/

 

La Sinfonía n º2 en Si bemol mayor, Op 52, Lobgesang (Canto de alabanza), es una sinfonía-cantata, escrita con la intención de conmemorar, en 1840, el cuarto centenario de la invención de la imprenta. Tuvo gran éxito en Leipzig (ciudad destacada en el ámbito editorial y promotora del encargo) y en otras ciudades alemanas de la talla musical de Berlín. Pero también lo tuvo en Inglaterra, país con el que el autor mantenía una excelente relación de mutuo afecto y consideración (en Birmingham la acogida fue apoteósica).

Mendelssohn ideó para la ocasión, una obra sinfónico-coral para dos sopranos, tenor, órgano, coro y orquesta. Él mismo hizo la selección de los textos de la Biblia (en su mayor parte salmos), que fundamentan el espíritu exultante y festivo de la composición y hacen que la obra tenga, también, el menos conocido apelativo de Festgesang (Canto de celebración), además de Gutenberg Cantata.

En este enlace nos asomamos a la amada y extraordinaria Gewandhaus-Leipzig de Mendelssohn, para escuchar parte del final de la obra:

https://www.youtube.com/watch?v=FnhAOk7RnFI

 

El concierto comenzará a las 19:30 y dado que forma parte del Abono Iniciación, el jueves 18 entre las 18:00 y las 19:00, en la sala B Terraza del Palacio Euskalduna, tendré el gusto de comentar las obras del programa, en una charla de acceso libre con la entrada al concierto.

Más información, en este enlace:

http://www.bilbaorkestra.com/esp/concierto.php?id=606

Disfruten la Navidad y la música.

 

 

Así sonaba Centroeuropa

El talento musical -que revoloteaba desde antaño sobre Centroeuropa- fue a posarse sobre un húngaro-rumano, un austriaco y un checo. Ellos tuvieron a bien escribir las partituras que disfrutaremos en Bilbao los próximos 27 y 28 de Febrero. Benditas sean las musas que los eligieron y ellos, bienhallados.

Sus nombres: Béla Bartók, Wolfgang Amadeus Mozart y Antonín Dvořák. Los de sus intérpretes en esta ocasión: Orquesta Sinfónica de Bilbao y, ojo al dato, Zoltán Kocsis al piano, en el concierto de Mozart, y a la batuta en todo el programa. Una gran oportunidad de conocer la re-creación a cargo de un excelente pianista húngaro, que ha tocado junto a varias de las mejores orquestas del mundo y que es un verdadero especialista en Bartók.

El jueves 27, entre las 18:30 y las 19:30 y en la sala B Terraza del Palacio Euskalduna, comentaré las obras programadas, en una charla de acceso libre con la entrada al concierto.

Béla Bartók fue un brillante pianista, un etnomusicólogo a pie de campo y un creador comprometido, con su tierra natal en un principio y con la humanidad, después.

BARTÓK

Béla Bartók

Nagyszentmiklós, Imperio Austrohúngaro -actualmente Sânnicolau Mare, Rumanía-,1881 – Nueva York, 1945

Quiso mostrar al mundo la riqueza del folklore que le rodeaba: húngaro, rumano, búlgaro, esloveno, serbio… hasta extender sus investigaciones a la música popular turca y árabe. Lo recogió con esmero, aldea por aldea, en las rudimentarias placas fonográficas de entonces.

1908

Béla Bartók en 1908 (Fotografía de autor desconocido)

Su rechazo a la violencia entre las personas constituyó para él un asunto medular y, antes de su autoexilio en Estados Unidos, no permitía que su música sonara en la radio de Berlín, ya bajo el poder nazi. Al morir, pidió que ninguna calle de su Hungría natal llevara su nombre mientras persistieran en ellas los de Hitler o Mussolini.

Los Bocetos húngaros incluidos en este programa constituyen una suite, es decir, una “serie” de transcripciones para orquesta que el propio compositor hizo en 1931, de cinco pequeñas piezas para piano de varios de sus álbumes. La obra conserva el encanto y la inocencia de la música popular que ya irradiaban las partituras pianísticas, pero la vestidura orquestal de Bartók, tan original como sugerente, aumenta el placer de disfrutar los colores de la música.

Bartók decía: “los días más hermosos de mi vida fueron los que pasé en las aldeas, entre los campesinos”. Esta semana comparte con nosotros esa felicidad.

Y retrocediendo en el tiempo podremos asomarnos al pensamiento sonoro de Mozart.

MOZART

Wolfgang Amadeus Mozart

Salzburgo, 1756 – Viena, 1791

El Concierto nº 17 para piano y orquesta en Sol mayor K.453, fue compuesto en 1784, su annus mirabilis en aquella Viena ávida de música, para una de sus alumnas predilectas, la Signora Bárbara Ployer, a quien está dedicado y que, sin duda, debía ser una destacada pianista. La obra es un ejemplo de toda la ambigüedad de que era capaz el autor en el terreno de los afectos; el oyente sensible descubrirá un sinfín de matices a los que dar una interpretación tan variada, como diverso sea su estado de ánimo. Asombroso es, también, que sin contar con clarinetes, ni trompetas, ni timbales, su orquestación sea un prodigio de eficacia en los recursos. Esta música sin duda, fundamenta la opinión de Lord Edward Fitzgerald cuando decía: “Mozart es tan hermoso que las gentes no saben reconocer que es también poderoso”.

En este enlace podemos escucharlo en la excelente versión de otro pianista húngaro Dezső Ránki –que en numerosas ocasiones ha formado dúo con Kocsis- y la English Chamber Orchestra, dirigidos por el sensible y meritorio Jeffrey Tate:

http://www.youtube.com/watch?v=CWv-BUfpKfA

Unos kilómetros al norte, y casi un siglo después de que lo hiciera Mozart, escuchó sus primeros sonidos un checo prodigioso.

DVORÁK

Antonín Dvořák

Nelahozeves, 1841 – Praga, 1904

Dvořák creó un idioma de ritmos vivos, melodías inspiradas, armonías inteligibles y un sentido del color orquestal lozano y atractivo. Su música es animada, fresca y sentimental, sin caer nunca en la vulgaridad. Junto con Smetana fue el impulsor de la música plenamente checa, pero su lenguaje trasciende fronteras y puede decirse que  es uno de los compositores más dotados de finales del siglo XIX.

La Sinfonía nº 7 en re menor Op.70 fue un encargo de la Sociedad Filarmónica de Londres, la misma que unos sesenta años antes había solicitado a Beethoven su Novena (qué sensibles e inteligentes gestores). A dicha sociedad está dedicada y estrenada en el St. James’s Hall de Londres, con el compositor a la batuta, el 22 de Abril de 1885. Cuando trabajaba en la partitura, el autor dejó escrito: “la sinfonía debe tener una talla tal como para conmover al mundo” y desde luego, lo hace. Sus temas son profundos y de gran impacto emocional y el formato en el que se hospedan –con el modelo de sinfonía brahmsiana como referente- junto con su fértil imaginación, aseguraron a Dvořák, desde el estreno, un lugar destacado en la historia de este género.

Más información del concierto en:

http://www.bilbaorkestra.com/esp/concierto.php?id=541

Que los colores de la música centroeuropea les iluminen la semana.

Mozart va a la escuela

El próximo miércoles 20 de Marzo, tendrá lugar un acontecimiento muy especial en la Escuela Txomin Aresti de Leioa: Mozart les hará una visita.

Se ha elegido para la ocasión una adaptación de La flauta mágica para Educación Primaria en la que, en la mayoría de los fragmentos que se interpretarán, el protagonismo lo tendrán la voz, los instrumentos del aula, algunos sinfónicos y otros cotidiáfonos (objetos sonoros elaborados con materiales de la vida cotidiana) y la expresión corporal.

Imagen1

Este concierto es resultado del proyecto que se planteó en el Aula de Música de la profesora Susana Abelairas para el 2º trimestre.

Para que haya podido ser puesto en escena, ha sido necesario el trabajo conjunto de muchas personas de diferentes ámbitos. En esta producción, tomarán parte activa agentes de la comunidad educativa del Centro (todo el alumnado de Primaria, algunos docentes y personal no docente) y otras personas ajenas a ella (estudiantes de Magisterio de la UPV/ EHU en prácticas, profesorado del Conservatorio de Leioa y un trío de cuerda profesional).

Se llevarán a cabo tres pases, dos en horario de mañana y otro por la tarde.

Más información en el siguiente enlace:

Txirula Magikoa[1]

Seguro que a Mozart le encanta volver a la escuela, claro está que con música.

Dos nacimientos y una pérdida

Hoy, 27 de Enero, se cumplen 207 años del feliz nacimiento de Juan Crisóstomo Jacobo Antonio Arriaga (Bilbao, 27 de Enero de 1806 – Paris, 17 de Enero de 1826), en el número 12 de la calle Somera de Bilbao. En casa le conocían como Juanito.

juan-crisostomo-arriaga

Juan Crisostomo Arriaga. Retrato de  Jorge García

Hace unos días le recordábamos en este cuaderno virtual, con motivo del aniversario de su fallecimiento: https://loscoloresdelamusica.wordpress.com/tag/juan-crisostomo-arriaga/

En el siguiente enlace se puede escuchar el vigor y la madurez musical de un joven de 18 años, que escribe ya con trazo firme y que dejó también un bello cadáver, al morir sin cumplir los 20 (desgracia cuya pena comparte la comunidad melómana). Estupenda la interpretación del Concerto Köln:

50 años antes había nacido el “milagro” al que se refería Leopoldo Mozart, cuando escribía a su esposa estas palabras: “Hemos de dar gracias, mi querida Anna Maria, por aquel milagro que Dios hizo nacer en Salzburgo”: Johannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart, (Salzburgo, 27 de enero de 1756 – Viena, 1791). La coincidencia en la fecha de nacimiento hace que ambos compartan nombre ya que, por aquel entonces, se celebraba ese día la festividad de San Juan Crisóstomo (no sé si tiene mal fario musical. En cualquier caso, se trasladó de fecha…).

408px-Wolfgang-amadeus-mozart_1

W.A. Mozart. Retrato de Barbara Krafft

Escuchamos en este enlace a Sabine Meyer junto al cuarteto Hagen. Por cierto que el deseo del director Herbert von Karajan de que esta clarinetista entrara a formar parte de la plantilla de la Orquesta Filarmónica de Berlín, supuso el detonante de una guerra entre ambos: director y formación orquestal. Ella tenía 23 años y el talento que ha conservado desde entonces. La orquesta se negó por abrumadora mayoría y Karajan se indignó, anunciando que se limitaría a cumplir estrictamente su contrato con la Filarmónica de Berlín, es decir, que no intervendría en grabaciones de discos, filmaciones para la televisión y giras de la orquesta. Todo ello suponía pérdidas millonarias. Las palabras “chantaje” y “machismo”, flotaban entonces en aquel ambiente.

Tanto gustaba a Mozart el sonido del clarinete (recién aparecido como instrumento orquestal), que integró su timbre en el del cuarteto de cuerda clásico y de qué manera. El segundo movimiento Larghetto (un poco pasado el minuto 10) recuerda al movimiento lento del Concierto para el mismo instrumento del autor.

Y un pensamiento, también, para Giuseppe Verdi (La Roncole, Busseto, 10 de Octubre de 1813 – Milán, 27 de Enero de 1901) que se fue hace hoy 112 años.

437px-Verdi

Giuseppe Verdi. Retrato de Giovanni Boldini

Nada más estrenar este año 2013, lo recordábamos junto a su contemporáneo Richard Wagner: https://loscoloresdelamusica.wordpress.com/2013/01/02/verdi-y-wagner/

Escuchamos su música en las gloriosas voces de María Callas y Giuseppe di Stefano. Magnífico también el texto que cantan en la primera parte. Muy coherente con el espíritu del compositor:

Él es el sol del alma, la vida es amor,

su voz es el latido de nuestro corazón.

La fama, la gloria, el poder y el trono,

son cosas frágiles y pasajeras:

¡solo existe una cosa divina,

el amor que nos asemeja a los ángeles!

Y oídos atentos a la segunda parte.

“Addio (Verdi). Nuestro afecto por ti vivirá inmutable”

http://www.youtube.com/watch?v=jf5eUx2KWq4