Itinerarios veraniegos: el encanto de la música francesa

 

 

En un verano tan insólito, en el que viajar es tarea complicada, la música nos permite vagar por territorios renovados, donde paisajes diversos y atractivos susurran a nuestros oídos estrofas de notas.

En la sección los colores de la música del programa La galería de Radio Euskadi, nos hemos propuesto este verano viajar con la música. Hace unas semanas, disfrutamos del radiante colorido que destila la música italiana y este próximo sábado 25 de julio, hacia las 21:30, escucharemos los colores de la música francesa.

 

OFM Francia

 

 

 

Francia, con París a la cabeza, poseía ya en el siglo XVIII una vitalidad y un grado de desarrollo musicales que permitían una circulación de música y músicos mucho más fluida que en otros lugares de Europa.

A partir de entonces y hasta el disparate perverso que supuso la II Guerra Mundial, la ciudad fue capaz de satisfacer cualquier apetito musical comprendido entre la evocación de la grandeur de las grandes producciones y el charme de los nuevos códigos musicales, disfrutados en petit comité.

 

OFM

 

Como aperitivo a lo que escucharemos en los colores de La galería, en este enlace podemos asomarnos al encanto de la chanson francesa, de la mano de uno de los grandes del género, Francis Poulenc. Su Les chemins de l’amour, es un prodigio de delicadeza romántica entreverada con la elegancia del valse chantée.

 

Los caminos que van al mar

han guardado, de nuestro paso

flores deshojadas y el eco, bajo sus árboles,

de nuestra risa clara.

Lejanos días felices,

radiante alegría desvanecida.

Marcho sin encontrar su rastro en mi corazón.

Caminos de mi amor,

os busco todavía.

Caminos perdidos, ya no existís

y vuestros ecos han enmudecido.

Caminos de la desesperanza,

caminos del recuerdo,

caminos del primer día,

Divinos caminos de amor.

Si un día he de olvidarle,

pues al fin la vida todo lo borra,

quiero que en mi corazón un recuerdo permanezca

más fuerte que el otro amor.

El recuerdo del camino

donde, un día

trémula y del todo abandonada,

sentí sobre mí arder tus manos.

 

En este enlace la versión de la soprano Véronique Gens, acompañada al piano por Roger Vignoles:

https://www.youtube.com/watch?v=t7SnVEInE2c

 

OFM

 

Y como ejemplo de la grandilocuencia suntuosa de una orquestación impresionante en su colorido y su hechura, podemos disfrutar aquí del segundo de los bocetos que Claude Debussy escribió en 1903, fijando su mirada sonora en El mar (¡qué nutritivo estos días de verano!).

Escucharemos las salpicaduras de estos Juegos de olas en la fresca y juvenil versión de la Joven Orquesta “Teresa Carreño”, una de las estupendas agrupaciones del Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, fundado por José Antonio Abreu en 1975. Está dirigida por uno de los más sobresalientes “productos” de dicho “sistema”: Gustavo Dudamel:

https://www.youtube.com/watch?v=usCai5npdtA

 

 

Disfruten de este viaje sonoro con acento francés.

 

 

 

 

 

El verano en la música clásica

 

 

Ya llevamos varios días en esta estación alegre y colorida, concebida para el descanso y el contacto con la Naturaleza. Y también para seguir disfrutando de la música que, con su esencia incorpórea, tiene la bendita propiedad de acompañarnos donde y cuando queramos.

Pero estas dos semanas pasadas el dueño del panorama radiofónico de las tardes de sábado ha sido el fútbol porque, ya se sabe, una temporada de conciertos o de ópera puede quedar inconclusa, pero ¡una liga no! Los argumentos -sociológicos, económicos, culturales, relativos al ocio u otros variopintos- pueden tratarse como cada cual prefiera…

Pero mañana sábado, hacia las 21:30, los colores de la música volverán a sonar en La galería de Radio Euskadi y estarán dedicados a quienes han puesto música al verano.

 

OFM

 

Disfrutaremos, entre otras, de la tórrida versión de Antonio Vivaldi, cuando proyecta en su música la tormenta veraniega que revoluciona cielo y tierra, insectos y paisanos en el entorno rural barroco de las afueras de Venecia.

En este enlace podemos disfrutar de la versión de la Classical Concert Chamber Orchestra con Ashot Tigranyan dirigiendo y al violín:

https://www.youtube.com/watch?v=Ytw99mkVZ8I

 

 

 

Pero el verano recorre en distintos momentos el Norte y el Sur del globo terráqueo. En este enlace nos asomamos a la interpretación que el propio Astor Piazzola hace de su Verano porteño, acompañado de su Quinteto Tango Nuevo:

 

 

 

 

OFM

 

 

Una fiesta que abre el telón al verano, extraordinaria y evocadora, es la que gira en torno a la noche de San Juan. Llega todos los años cargada de significación, de luz y de calor.

En el enlace de abajo podemos escuchar un fragmento de la versión que Claudio Abbado, al frente de la Filarmónica de Berlín, hace de una de las partituras más carismáticas sobre los mitos y leyendas en torno a la noche más corta del año: Una Noche en el Monte Pelado, la salvaje y poderosa composición de Modest Mussorgsky. Por cierto, el gran Abbado habría cumplido 87 años el pasado 26 de junio.

https://www.youtube.com/watch?v=U0GFvNDmjy0

 

 

Y a las noches les suceden y les anteceden, imparables, los días. Por ello y por deleitarnos en el contraste, también escucharemos en la radio la Mañanita de San Juan de Jesús Guridi, deliciosa y plácida en la voz de Carmen Bustamante, acompañada al piano por Miguel Zanetti:

https://www.youtube.com/watch?v=st2Yjmt0M1s

 

 

 

¡Ah!, La música y el verano. Disfruten de estos dos luminosos regalos.

 

 

 

 

 

La música en el Reino Animal

 

 

En muchas ocasiones olvidamos que -aun siendo más o menos racionales- pertenecemos al reino animal. Tal vez por ello, algunos valores que muestran la multitud de criaturas que nos rodean -sin que les prestemos demasiada atención-, pasan desapercibidos ante nosotros. Entre esos comportamientos “invisibles” están la férrea fidelidad de los perros, la envidiable independencia de los gatos, el alegre canto a la vida de los pájaros, el esforzado sentido del deber de los animales de carga, la capacidad de autodefensa de tantos insectos…

 

La música también ha retratado en ocasiones la conducta animal. O la ha acompañado.

En La galería de Radio Euskadi, dedicaremos la versión radiofónica de los colores de la música a enlazar la música y los animales. Este sábado, un poco antes de las 21:30.

 

OFM

 

Un delicioso ejemplo perruno es el vals que baila Kitty (que en realidad se llamaba Ketty, aunque su nombre quedó alterado en la publicación de la partitura), el encantador perrito de la pequeña Dolly, a quien Gabriel Fauré dedica una preciosa Suite para piano a cuatro manos.

En este enlace podemos disfrutar de la versión que Thomas Beecham, al frente de la Orquesta Nacional de Francia, hace de la partitura que, más tarde, orquestó Henri Rabaud:

 

https://www.youtube.com/watch?v=jUp1VHddQNs

 

 

Y si quieren oír maullar a un gato mimoso, en este enlace pueden escuchar El gato valseador de Leroy Anderson, en la versión de la Orquesta Boston Pops:

https://www.youtube.com/watch?v=SexY-J69axo

 

 

OFM

 

 

En 2018, en el marco del Festival Musika-Música de Bilbao dedicado aquel año al periodo entreguerras, escribimos un relato sobre Plus, un ave que salió de la orilla más remota del país de las aves, muy lejos de la vieja Europa, a buscar los colores de la música para alegrar a sus sombríos paisanos.

 

PORTADA

 

 

Los encontró en el extraordinario panorama musical europeo anterior a la Segunda Guerra Mundial, cuando aún Europa era “plus”.

Quien quiera leer un resumen del cuento y ver las excelentes ilustraciones que hizo para la ocasión Janire Soldevilla, puede asomarse a este enlace:

https://loscoloresdelamusica.wordpress.com/2018/03/05/plus-un-cuento-musical/

 

 

Alberto Urretxo, trombón solista de la Orquesta Sinfónica de Bilbao, ha utilizado el texto de Plus como parte de su proyecto Soinuaren Bidaia, a través del cual explora otras formas de ofrecer y compartir la música con públicos diversos. Podemos escuchar en este enlace la versión completa del cuento en castellano:

https://www.youtube.com/watch?v=EALAWRTpJGk

 

Disfruten.

 

 

 

La música y la infancia. Dos valores incalculables

 

 

Durante los siglos XIX y XX, a medida que el universo de la infancia iba ganando importancia en la consideración de los adultos, el lenguaje de la música también volvió su mirada hacia él. Los cuentos, las canciones y los juegos infantiles dieron aliento a la inspiración de los compositores, que cosieron sus pentagramas a las imágenes fantásticas de los relatos infantiles, a la poesía que impregna las canciones de cuna, al alegre dinamismo de los juegos y al dulce misterio que puebla los rincones donde se entretienen los niños. El resultado, un reguero de partituras de colores.

 

OFM

 

La música produce beneficios a nivel sensorial, afectivo y cognitivo y está indicada para todas las personas a lo largo y ancho de sus vidas. Ojalá, que todos los niños pudieran disfrutar de ella y de sus preciosos dones desde sus primeros pasos por el mundo.

Este sábado, un poco antes de las 21:30 y en La galería de Radio Euskadi, la versión radiofónica de los colores de la música se adentrará en el fabuloso mundo de la infancia. Lo hará a través de un buen puñado de piezas en las que el piano, la voz o la orquesta utilizan su riqueza tímbrica, sus efectos sonoros, su ductilidad, el poderío de su grandeza o su finura en trazar detalles, para enlazar la niñez con la música.

 

OFM

 

Maurice Ravel fue uno de esos compositores que manifestó una sensibilidad especial hacia su particular paraíso de niño grande y escribió muchas obras relacionadas con los más pequeños. Particularmente bellas son las sonoridades que evoca en Ma mère, l’oye, subtitulada, Cinq pièces enfantines y que reúne cinco cuentos de Charles Perrault, Mme d’Aulnoy y Mme Jeanne-Marie Leprince de Beaumont. En 1910 se estrenó la versión para piano a cuatro manos y después Ravel cubrió la partitura con una sugerente y fabulosa vestidura orquestal y la ofreció al público en forma de ballet, en 1912.

La obra está dedicada a dos pequeños amigos, los niños Mimie y Jean Godebski, hijos de un matrimonio con quien Ravel mantenía una cálida amistad.

En está preciosa ilustración de Gustave Doré para Los Cuentos de mi Madre la Oca, podemos asomarnos a una entrañable escena en la que una abuela, rodeada de chiquillos -y no tan chiquillos-, provoca el interés o la fascinación en sus jóvenes oyentes mientras lee unos cuentos:

 

ma mere l'oye Doré

 

 

 

En este enlace podemos escuchar la Pavana de la Bella Durmiente del Bosque, en la versión de Bernard Haitink al frente de la Orquesta del Concertgebouw de Amsterdam:

 

 

 

Disfruten siempre de la música. Mejor aún en compañía de algún tierno o pícaro infante.

 

 

La música y los medios de comunicación

 

 

A través del tiempo la Música ha servido de base a la comunicación entre las personas. En algunos periodos históricos su objetivo ha sido transmitir un mensaje “puramente” musical, pero en otros momentos, quienes se dedican a la composición han utilizado sus obras para hacer referencia, además, a contenidos “extramusicales”. De esta manera, predisponían la imaginación del oyente a escuchar una narración literaria o a sentir de nuevo el frescor de la infancia; pero también a percibir la sutileza del misterio y los sueños o la diversidad y hermosura de la Naturaleza…

Se ha puesto música al espacio -dibujando extensos paisajes o evocando la intimidad de pequeños rincones- y al tiempo. El lenguaje sonoro ha emulado la grandeza de la divinidad y ha expresado las experiencias humanas, con diversos grados de humor o de pasión. Y también ha coloreado costumbres y tradiciones o ha invocado a la innovación.

He aquí un par de ejemplos. Ambos de este grandísimo Beethoven, a quien tanta felicidad debemos.

El primero, es una composición sin texto, música abstracta, llena de delicadeza y ternura. Es el Adagio con espressione del Cuarteto con piano nº 3 en Do Mayor, WoO 36.

La interpretación es de Martha Argerich al piano, Renaud Capuçon al violín, Lyda Chen en la viola y Gautier Capuçon al violoncello:

https://www.youtube.com/watch?v=gXI1XOLaFx4

 

El segundo corresponde a una partitura que Giovanni Pasqualati -uno de los caseros de Beethoven en Viena- había encargado al compositor en recuerdo de su esposa Eleonora, fallecida unos años antes. Se trata del Canto elegiaco Op 118.

Su sugerente texto dice estas palabras:

Dulcemente, como viviste, te has consumado.

¡Demasiado bendito para sufrir!

Ningún ojo llora, porque tu santo espíritu retorna a la casa celestial.

Dulcemente, dulcemente como viviste, te has consumado.

 

La versión es de Michael Tilson Thomas, dirigiendo a la Orquesta Sinfónica de Londres y al Coro Ambrosiano:

https://www.youtube.com/watch?v=IbmZjuqROmE

 

OFM

 

Hace más de un siglo que los medios de comunicación utilizan la música para vehicular y enfatizar su mensaje. O para decorarlo y hacérnoslo más apetecible… ¿Qué sería del teatro, el cine, la televisión o la publicidad a través de diversas plataformas, si sus mensajes no se apoyaran en una buena partitura?

Recordamos, con sus propias palabras, al lúcido pensador y declarado melómano George Steiner, fallecido hace menos de cuatro meses, que ponía en valor “El inagotable significado de la música, su desafío a la traducción o a la paráfrasis”.

 

George Steiner

George Steiner

(Neuilly-sur-Seine, 23 de abril de 1929-Cambridge, 3 de febrero de 2020),

 

 

Este sábado, un poco antes de las 21:30, en la versión radiofónica de los colores de la música en el programa La galería de Radio Euskadi, prestaremos oídos atentos a una serie de piezas musicales de las que se han servido los medios de comunicación para conectar con el público y ofrecerle sus mensajes.

 

La música casa bien con cualquier otro producto de la creatividad humana. Disfruten de ella: sola o en compañía.

 

 

 

La música en relación

 

La Música, con su esencia intangible e informe, se relaciona con facilidad con las múltiples acciones y manifestaciones humanas. Pero también, y con gran naturalidad, con otros lenguajes artísticos como la literatura, la danza, la pintura, el cine…

 

OFM

 

Mañana, sábado 23, dedicaremos la sección radiofónica de los colores de la música a la música que acompaña, refleja o comunica el argumento de una obra de teatro, el perfume de la poesía, los colores de un cuadro o las entretelas de un guion cinematográfico.

Ya saben, alrededor de las 21:30 hs en el programa La galería de Radio Euskadi.

 

 

OFM

 

Y también la música puede colorear las artes decorativas, como esos Azulejos que dejó a medio pintar -porque le sorprendió la muerte- Isaac Albeniz y que terminó de embellecer Enrique Granados.

En este enlace podemos acceder a la interpretación de Alicia de Larrocha, siempre referencia, a quien también recordaremos en los colores de La galería porque mañana sábado habría cumplido 97 años.

 

https://www.youtube.com/watch?v=xPCVr7OaL0E

 

Extraordinaria pianista, de larga carrera y sonoridad irrepetible.

 

Alicia de Larrocha

Alicia de Larrocha  

Barcelona, 23 de mayo de 1923 – Barcelona, 25 de septiembre de 2009

 

 

Disfruten.

 

 

 

“Me llamo Erik Satie, como todo el mundo.”

 

 

El domingo 17 de mayo se cumplirán 154 años del nacimiento de Erik Satie, una de las mentes más lúcidas de su tiempo.

 

Satie

Erik Satie (Honfleur, 17 de mayo de 1866 – París, 1 de julio de 1925)

 

 

Su sentido estético y su aguda inteligencia (maravilla de combinado) se manifestaron en su música, pero también en sus escritos, en sus dibujos e incluso en su vida, cuya faceta privada supo mantener en la esfera que le corresponde, hasta el último día. Milagroso equilibrio para un hombre que se prodigaba en el París efervescente del cambio de siglo.

 

caricatura Satie

Autorretrato de Satie: “Vine al mundo muy joven en un tiempo muy viejo”

 

 

OFM

 

Satie compartió cafés y conciertos con algunos de los grandes creadores de principios del siglo XX. Algunos de ellos lo retrataron:

 

Satie por Cocteau

Satie por Cocteau

 

 

Satie por Picasso

Satie por Picasso

 

 

OFM

 

 

En este enlace podemos degustar una música de la que emanan algunas de las cualidades que muchos deseamos a nuestro alrededor: serenidad, discreción, belleza y cierta dosis de misterio. La elegante y plácida Gymnopédie nº 1, está interpretada por otro francés exquisito, Jean-Yves Thibaudet:

https://www.youtube.com/watch?v=WLQNbuJGwEg

 

 

OFM

 

 

Con esta misma pieza recordaremos a Satie en el espacio los colores de la música del programa La galería de Radio Euskadi el próximo sábado, al filo de las 21:30 hs.

Él, que supo dirigir su mirada hacia lo oriental (principalmente hacia las reminiscencias orientales que habitan en Europa), ha sido el estímulo para buscar un colorido sonoro fuera de las fronteras europeas. En la versión radiofónica de los colores de la música recorreremos el mundo viajando por América, África, Asia y Oceanía. ¿Se animan al periplo musical?

 

OFM

 

 

En el 150 aniversario de su nacimiento, este humilde cuaderno virtual brindó un pequeño homenaje a Erik Satie. Él no habría aceptado nada más suntuoso. Quien quiera recordarlo puede hacerlo a través de este enlace:

https://loscoloresdelamusica.wordpress.com/2016/05/17/me-llamo-erik-satie-como-todo-el-mundo/

 

El mundo de la música no conoce fronteras. Disfruten de todos sus recodos y paisajes.

 

 

Mayo, milagro de flores y música

 

 

En el nutridísimo catálogo de composiciones cosidas a la Historia de la Música, hay un buen ramillete de piezas que desprenden un gustoso aroma floral.

Una de las más conocidas es el gozoso Vals de las flores que perfuma el ballet Cascanueces, estrenado en San Petersburgo en 1892 con música de Tchaikovsky sobre la adaptación de Alejandro Dumas, padre, del cuento El Cascanueces y el rey de los ratones de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann.

 

 

TCHAIKOVSKY

Piotr Illich Tchaikovsky (Votkinsk, 1840 – San Petersburgo, 1893)

 

 

Podemos escuchar aquí la versión de la Orquesta Filarmónica de Berlín dirigida por Daniel Baremboim:

 

 

 

OFM

 

 

La belleza de las flores puede mostrarse en ramos exuberantes, como el anterior, pero también en los ejemplares de pequeña dimensión. Hay flores diminutas que exhalan una fragancia poderosa…

Germaine Tailleferre perfiló varios dibujos sonoros de algunas Flores de Francia, como el Jazmín de Provenza, la Rosa de Anjou, el Girasol de Languedoc y algunas otras.

Germaine-Tailleferre

Germaine Tailleferre

Saint-Maur-des-Fossés, Val-de-Marne, 1892 – París,1983

 

 

En el enlace de abajo podemos acceder a un manojo de estas flores francesas que tan bien caracterizó Tailleferre a través del piano (entre los minutos 24 y 33):

https://www.youtube.com/watch?v=2yT7NNvcA0I

 

 

OFM

 

 

Pero las flores en la música también han exhibido su belleza a través de la voz. Uno de los más extraordinarios ejemplos de esto es el Dúo de las flores de la ópera Lakmé de Leo Delibes.

 

Leo Delibes

Léo Delibes

Saint-Germain-du-Val, 1836 – París, 1891

 

 

A través de este enlace nos colamos en una grabación que resulta conmovedora por la búsqueda que los intérpretes hacen de la perfección, para ponerla al servicio de la música y de la belleza. En ella podemos deleitarnos con el perfume vocal de la soprano Sabine Devieilhe y la mezzo Marianne Crebassa,  cuando cantan:

 

Bajo la cúpula espesa donde el blanco jazmín a la rosa se asemeja, sobre la orilla florida, risueña a la mañana, ven, vayamos unidas.

 

Ambas unen sus excelentes voces a la orquesta Les Siècles, bajo la batuta de François-Xavier Roth:

https://www.youtube.com/watch?v=C1ZL5AxmK_A

 

OFM

 

Este sábado 2 de mayo, dedicamos la versión radiofónica de los colores de la música al fabuloso universo de las flores. Sobre las 21:30 hs en el programa La galería de Radio Euskadi.

 

OFM

 

Y como broche a esta pequeña selección que quiere dar la bienvenida al luminoso mes de mayo, podemos escuchar un poco de música de Las bodas de Fígaro de Mozart, con libreto de Da Ponte basado en la segunda parte de la trilogía creada por Beaumarchais sobre el personaje de Fígaro. La ópera se estrenó en Viena un 1 de mayo, el de 1786.

 

MOZARTWolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, 1756 – Viena, 1791)

 

En el enlace de abajo, el olor de la ofrenda floral del coro de campesinas del Tercer Acto que cantan esto:

 

Recibid, oh señora estas rosas y estas flores

que hemos recogido esta mañana para mostraros nuestro amor.

Somos todas campesinas y somos todas pobrecitas,

pero lo poco que tenemos os lo damos de buen corazón.

 

Es la versión escénica de John Eliot Gardiner y el Coro Monteverdi en el Queen-Elizabeth Hall de Londres:

 

https://www.youtube.com/watch?v=SVH15T76EQQ

 

 

Disfruten de estos dos excelentes dones que son las flores y la música.

 

 

Henry Mancini. Elegante y popular

 

 

Ayer se cumplieron 96 años del nacimiento de Henry Mancini. Uno de los clásicos de las bandas sonoras para el cine y la televisión.

 

Henry Mancini

Henry Mancini

Cleveland, Ohio, 16 de abril de 1924 – Beverly Hills, 14 de junio de 1994

 

 

 

 

Comenzó su carrera formando parte de un grupo de compositores y arreglistas que trabajaban a destajo produciendo partituras que pudieran luego encajar en las producciones de los estudios Universal.

Pero su talento logró que alzara el vuelo y se diera a conocer por su propio trabajo. Su despegue fue espectacular: el famoso plano secuencia de la película Sed de mal (1958) de Orson Welles está coloreado por su música:

https://www.youtube.com/watch?v=SbgfiAw3E8A

Además de los patrones jazzísticos -que formaban parte de la propia banda sonora de Estados Unidos en aquel momento- Mancini utilizó una serie de ritmos latinos (tan apropiados en esta película) que llamaron mucho la atención y que usó también con éxito en otras bandas sonoras como Charada (1963) de Stanley Donen. Por cierto, los títulos de crédito de esta película son espectaculares y se cosen a la música de manera sugerente:

https://www.youtube.com/watch?v=XIsc0_J_vg0

 

OFM

 

El director Blake Edwards, fascinado por el talento de Mancini en Sed de mal, lo contrató para que pusiera música a una serie de televisión, Peter Gunn. El compositor no defraudó y, además de crear un tema legendario que ha dado lugar a múltiples versiones, inició una larga y fructífera relación profesional con Edwards que floreció a lo largo de treinta años en 26 películas.

¿A quién no le suena este patrón musical a medio camino del rhythm and blues y el hot jazz?:

https://www.youtube.com/watch?v=wK-b5PLhrEI

 

Con Blake Edwards firmó también la archiconocida y pegadiza música para La pantera rosa. ¿Pueden ustedes escuchar está música sin mover un solo músculo de su cuerpo?:

https://www.youtube.com/watch?v=5aBcJV1DuoM

 

OFM

 

Mancini era un músico de raza y su interés por la música popular no interfería en la finura del trazado de sus melodías (¡esos antepasados italianos!). Entre las características de su lenguaje están la elegancia, la instrumentación cuidada y no muy cargada, ese exquisito enlace entre lo popular (su propia mirada hacia varios estilos: jazz, latino, rhythm and blues, folk, o incluso pop) y la genuina inspiración, espontánea y fresca, que hace que su música parezca milagrosamente sencilla y conmovedora, como en Desayuno con diamantes (1961), también de Blake Edwards, por la que recibió el óscar a la mejor BSO y a la mejor canción (con letra de Johnny Mercer):

https://www.youtube.com/watch?v=OJRNcrBlfAk

 

Audrey Hepburn, querida amiga y protagonista de esta película, le escribió esta carta de agradecimiento, tras ver Desayuno con diamantes con la banda sonora:

Querido Henry,

Acabo de ver la película Desayuno con diamantes, esta vez con tu banda sonora.

Una película sin música se parece un poco a un avión sin combustible. Aunque se haya hecho el trabajo lo mejor posible, seguimos quedándonos en tierra y en el mundo real. Tu música nos ha hecho despegar y elevarnos por el cielo. Todo lo que no pudimos decir con palabras o mostrar con acciones, lo has expresado tú por nosotros. Has hecho todo con tanta imaginación, diversión y belleza.

Eres alucinante y el compositor más sensible de todos. Gracias, querido Hank.

Con mucho amor,

Audrey

con Audrey Hepburn

 

 

Ese fraseo de amplio vuelo y la elegancia en una orquestación rica pero nunca saturada, se percibe en la extraordinaria Días de vino y rosas (1962), también firmada por Edwards:

https://www.youtube.com/watch?v=wP9KxqyIpAA

 

OFM

 

Mancini escribió unas cien bandas sonoras y recibió numerosos premios. Además de compositor, dirigió varias orquestas entre las que destacan algunas de primera categoría como la Filarmónica de los Ángeles, la Sinfónica de Londres o la Filarmónica de Israel. Participó en el floreciente negocio discográfico, haciendo arreglos de su propia música con los que ofrecer al gran público una suerte de suites de sus bandas sonoras. También estuvo siempre abierto a las colaboraciones con otros artistas.

con Pavarotti

Henry Mancini y Luciano Pavarotti

 

 

Mancini tocaba el piano y la flauta con cierta soltura y en su música abundan los solos instrumentales: saxofón, guitarra, piano, trompa, clarinete…

 

 

Este último inicia el tema que acompaña el baño de los pequeños elefantes en Hatari! (1962) de Howard Hawks:

https://www.youtube.com/watch?v=3yl0cjXDNO0

 

OFM

 

Mañana sábado 18 de abril, dedicaremos los colores de la música radiofónicos a la música cinematográfica, recordando entre otros a Henry Mancini. Ya saben, en La galería de Radio Euskadi, hacia las 21:30.

Disfruten siempre de la buena música.

 

 

 

 

Una reflexión sonora. El Mesías de Haendel

 

 

 

Aunque nacido en Alemania, la parte más gloriosa de la carrera de Haendel floreció en Londres. En esta poderosa ciudad, una monarquía interesada y una próspera burguesía, ávida de música, hicieron posible que el sajón sembrara de espléndidos sonidos la escena musical londinense.

 

haendel

Georg Friedrich Haendel (Halle, 1685 – Londres, 1759)

Retrato de Thomas Hudson (1749)

 

 

 

 

A lo largo de la Historia muchos compositores han puesto banda sonora a la Semana Santa y aunque El Mesías de Haendel narra, de manera resumida, la vida completa de Cristo: su Nacimiento (Parte I), su Muerte (Parte II) y su Resurrección (Parte III), fácilmente se lo asocia a esta época del año litúrgico.

El Mesías fue compuesto en una especie de arrebato febril en apenas tres semanas y estrenada en Dublín en abril de 1742, en una sesión a favor de presos y enfermos de diversos hospitales.

 

dublin

Musick Hall en Fishacre Street, Dublin

 

Este carácter benéfico marcó sin duda esta música. La presentación en Londres se produjo en el Covent Garden en marzo de 1743 con el nombre de “Drama sacro”, con el fin de sortear las críticas recibidas por utilizar un teatro para representar una obra de carácter religioso y con unos intérpretes que hacían gala de unas voces tan “operísticas” y que nada tenían que ver con la liturgia.

 

 

covent garden

Haendel tocando el órgano en el Covent Garden Theatre

 

 

El resultado fue desigual y Haendel revisó la partitura. En 1750 volvió a sonar en el Foundling Hospital a beneficio de los huérfanos, lugar que sería sede de actuaciones benéficas regulares de El Mesías a partir de entonces. En aquella ocasión, además, el concierto fue de modalidad “abierta” al público en general, sistema que se fue implantando en los años siguientes en las principales ciudades europeas y que contribuyó a la renovación de los géneros musicales.

 

 

foundling hospital

The Foundling Hospital

Después de la muerte de Haendel, las interpretaciones de El Mesías se multiplicaron fuera de Londres: se escuchó en Florencia (1768), Nueva York (extractos, 1770), Hamburgo (1772), Mannheim (1777)… y así ha acabado siendo una de las composiciones más populares de la Historia de la Música.

 

OFM

 

Haendel demuestra en El Mesías su enorme capacidad para reunir diversos elementos en un conjunto muy homogéneo: grandiosidad armónica, expresividad melódica (al estilo italiano), elaboración contrapuntística (de sello alemán), sentido dramático, esplendor quasi operístico, pompa y solemnidad (al gusto inglés).

Más que el desarrollo de un argumento sagrado, El Mesías supone una reflexión sobre el misterio de la Redención y la relación del hombre con Dios. Milagro de equilibrio entre la intención “dramática” y la “contemplativa”, la obra no es de uso litúrgico, pero tiene una fuerte inspiración religiosa trascendental. Sin embargo, es tan “teatral”, como para requerir una sala de conciertos o un templo lo suficientemente grandioso, para su representación.

El texto es obra de quien fuera libretista habitual de Haendel, Charles Jennens, a partir de pasajes tomados del Libro de los Profetas, Salmos, Evangelios, Hechos de los Apóstoles, Apocalipsis y las Cartas de San Pablo, en la versión de la Biblia de 1539.

Hacia el final de su vida Haendel manifestó el deseo de morir un Viernes Santo. Falleció en Londres el 14 de abril de 1759, pocos días después de asistir a una representación de El Mesías.

 

 

OFM

 

 

Uno de los números más célebres del oratorio es el Aleluya que, en una explosión de regocijo, incorpora timbales e instrumentos de viento metal, cerrando la segunda parte de la obra en previsión de la felicidad que para los creyentes supone la Resurrección. La costumbre anglosajona de ponerse en pie para escucharlo se originó en la creencia de que, en el estreno en Londres, el rey Jorge II lo hizo, pero no hay pruebas convincentes de que el rey estuviera presente. La primera referencia a esta práctica aparece en una carta fechada el 1756.

A través de este enlace, viajamos a Londres para escuchar la versión de Sir Colin Davis al frente de la Orquesta Sinfónica de Londres y el Coro Tenebrae:

 

 

Y sobre el asombro que produce en el oyente semejante inspiración, nos dice Haendel: “Si el Aleluya estaba o no en mi cuando lo compuse, lo ignoro. Sabe Dios…”.

Y quiera Dios, en su sabiduría sonora, que pronto podamos de nuevo gozar de la música en directo. Mientras tanto, tenemos el lujo de acceder a ella de múltiples formas.

 

El próximo sábado 11 de abril, dedicamos la sección radiofónica de los colores de la música a la Semana Santa y a la música que tiene que ver con la Resurrección. Ya saben, a las 21:30 hs en La galería de Radio Euskadi. Disfruten.