Sebastián Iradier

Hoy, 20 de Enero se cumplen 204 años del nacimiento del compositor alavés,  Sebastián Iradier.

                             

                                      Sebastian_Iradier

                                      Sebastián Iradier Salaberri

                                      Lanciego (Álava), 20 de Enero de1809 

                                      Vitoria-Gasteiz, 6 de Diciembre de1865

 

Empezó, siendo un adolescente, su carrera profesional como organista en la parroquia de San Miguel de Vitoria y, algo después, en la de San Juan de Salvatierra/Agurain. En Madrid completó su formación y, más tarde, fue uno de los primeros profesores en el recién inaugurado Conservatorio de dicha ciudad,  vicedirector de la Academia Filarmónica Matritense, socio de mérito del Liceo Artístico y Literario de Madrid (uno de los mayores símbolos del Romanticismo español como lugar de unión de todas las artes), catedrático de Armonía y Composición en el Instituto Español, profesor del Colegio Universal de Madrid y socio de honor de la Academia Filarmónica de Bayona.

De carácter inquieto, se introdujo en los círculos artísticos, políticos y aristocráticos madrileños y escribió canciones de salón y música para los bailes de máscaras, muy de moda entonces.

Pero también tuvo tiempo de viajar: en 1850 fue a París y se  relacionó con ilustres personajes del mundo de la lírica, como Rossini y los Viardot. Allí estrenó, con gran éxito, la habanera El arreglito, publicada meses después dentro de una colección de canciones. De esta manera la conoció George Bizet, que la tomó “prestada” y la presentó en 1875 dentro de su ópera Carmen. Tras la confusión que generó esta obra el día del estreno y el breve fracaso inicial, el reconocimiento  generalizado de la ópera de Bizet ha llevado, sin pretenderlo y sin la clara referencia a su creador, a El arreglito a la inmortalidad.

Aquí en versión de concierto de una María Callas radiante de felicidad y, por cierto, guapísima (aunque con otro peinado…).

 

Y esta otra en la luminosa voz de Fiorenza Cossotto, también de los sesenta, y curiosa por ser cantada en italiano:

 

En 1857 Iradier estuvo en América (Estados Unidos, México y Cuba), presentando a la joven y después extraordinaria cantante Adelina Patti y actuando como director, pianista y guitarrista. De vuelta a París, fue nombrado profesor de canto de su antigua alumna, la (en ese momento) emperatriz Eugenia de Montijo.

Y su energía inagotable lo llevó a probar también fortuna profesional en otros ámbitos: con instinto mercantil, abrió en Madrid un almacén de venta de música y pianos y una imprenta que le permitieron editar y vender sus propias obras.

portada partituras Iradier  

Todavía amarillean por nuestras casas, partituras de este estilo.

 

Entre éstas canciones, ha llegado con popularidad sin fronteras al siglo XXI, la también habanera La Paloma.

Y como mañana, día 21, cumple años (72) Plácido Domingo, aprovechamos para congratularnos y enlazar a estos dos músicos desbordantes de energía, a través de una canción: Domingo canta con ilusión la pieza de Iradier, en el Méjico que acogió su infancia, su temprana formación musical y su debut como cantante:

http://www.youtube.com/watch?v=Z8gLDihFduw

 

Sebastián Iradier, árbol de múltiples y prolongadas ramas, al marchitarse estas, volvió a las raíces. Regresó, ya enfermo y con la fortuna agotada, a su tierra natal. Murió en Vitoria poco antes de cumplir los 57.

Anuncios