La Música que florece. Concierto de la BOS

 

Después de sembrar con ilusión y regar con perseverancia una pequeña semilla sonora, el final de un ciclo de vida musical verá esta semana la luz, encarnándose en una flor. Más aún: un ramillete de colores tímbricos enriquecerá los próximos jueves y viernes a la Orquesta Sinfónica de Bilbao y a quienes disfrutamos con la música.

Se trata de La flor más grande del mundo, bajo cuyo cobijo y envuelto por su fragancia duerme el niño del cuento de Saramago, que ha llegado hasta ella atravesando extensos olivares, bosques de altos fresnos y claros tranquilos rodeados de “un silencio que zumbaba”. El título de la composición que abrirá el noveno concierto de temporada de la BOS, está tomado de un breve relato infantil que el nobel portugués escribió en 2001 y en el cual se inspiró Emilio Aragón (La Habana, 1959) para componer esta partitura orquestal en un único movimiento.

En este enlace se puede escuchar y ver el corto de animación que se hizo a partir del cuento. La voz de Saramago y la música de Aragón narran la parte sonora de esta pequeña gran historia:

 

 

OFM

 

El chiquillo del cuento cuida la flor marchita con cariño y tenacidad, el mismo que han puesto los diecisiete instrumentistas que se suman, en esta feliz reunión sonora, a la plantilla de la BOS. La composición brota radiante de un proyecto, Mosaico de Sonidos, en el que las pequeñas teselas que aportan estos músicos de APDEMA, APNABI, GORABIDE y URIBE COSTA, desde el piano, la guitarra, el saxofón, la flauta, la txalaparta o la pequeña percusión, son la evidencia del poder de la música en la comunión de las personas.

 

mosaico872x336

 

La idea, de sugerente nombre, surge a iniciativa de la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas, Plena Inclusión y la Fundación BBVA. Su objetivo principal es la integración social a través de la música, pero también consiguen otro resultado: alimentar y hacer más bella la composición de partida, una amable y hermosa banda sonora para un cuento sencillo, pero de gran valor convivencial, como el propio proyecto al que sirve. Y ello, gracias al esmero en el trabajo de algunos instrumentistas de la orquesta, que han ayudado a concebir y articular un buen puñado de microcomposiciones, perfectamente ensambladas en la pieza de partida. Todas ellas iluminan la flor de Aragón con múltiples detalles de color, en un espléndido mosaico sonoro.

Saramago dice al final de su cuento:

“¿Quién me dice que un día no leeré otra vez esta historia, escrita por ti que me lees, pero mucho más bonita?”

Algo parecido haremos esta semana en el Palacio Euskalduna: escuchar esta música escrita para orquesta y recreada por una orquesta distinta y, sin duda, muy hermosa.

OFM

La velada musical se completará con el Concierto para oboe y orquesta en Re Mayor de Richard Strauss en la versión del magnífico intérprete Lucas Macías y la Sexta Sinfonía de Shostakovich, ambas obras vinculadas de forma más o menos novelesca a la Segunda Guerra Mundial.

Toda la información en este enlace:

https://bilbaorkestra.eus/conciertos/bos-9/

OFM

Gracias al talento de estos compositores y a la ilusión de los intérpretes invitados, el universo orquestal lucirá esta semana radiante en Bilbao y repleto de flores. Disfrútenlo.